Sopas

Estándar

Sin duda alguna, en lo personal, las sopas son los platillos que considero son más fáciles y divertidos de preparar. Y la mayor parte de las veces económicos. Los siguientes puntos han sido extraídos de los valiosos libros que me regalo mi tía y me han servido para valerme aunque sea un poco en la cocina y que considero de interés.

  • Basta con un puchero…

La sopa es uno de los alimentos más socorridos de la historia de la humanidad. Se le llamó sopa a un cocido de agua y migas de pan con que los pobres de Europa mitigaban su hambre. La sopa permite una cantidad enorme de variantes, desde el caldo más simple (el que se prepara con una rabadilla o un pescuezo de pollo, algunas yerbas, ciertas verduras) hasta las sopas más refinadas de tortilla, de pescado o de aguacate, ya sea como único platillo o como principio perfecto de comida, sopas calientes para el invierno o sopas frías para refrescarnos en el verano, sopas abundantes como plato fuerte o sopas ligeras para abrir el apetito.

Las sopas constituyen un recurso culinario de suma utilidad porque ofrecen la ventaja de su gran variedad y versatilidad. Pueden ser aguadas o secas y pueden incorporar alimentos de un solo grupo o de más de un grupo hasta resultar un platillo completo como la sopa de alubias con salchichas.

Las sopas permiten, además, incorporar la leche (cremas) y una gran variedad de verduras en la alimentación facilitando una dieta completa.

  • En una sopa cabe todo…

Nada hay como la sopa. Para hacerla se puede echar mano de lo que se tenga a la mano, y perdonen la aparente redundancia: si no tienen más que sobras del día anterior con ellas se puede preparar una sopa, y si no se tiene dinero para cocinar, se puede salir del paso con una buena sopa: de higaditos, de avena o de huevo.

  • Con una sopa se hace la fiesta

Si no se quiere trabajar demasiado ni gastar mucho, una fiesta se arma simplemente con un pozole: sírvanlo directamente a la mesa en una gran cazuela y con un cucharón vayan distribuyéndolo en platos hondos; eso sí, hay que coser bien la carne de puerco para que sea sana y para que no se tenga que utilizar más que un cubierto: la cuchara.

Una paella resuelve también el problema. Usen arroz integral, carne de puerco (siempre bien cocida), pollo, algunos camarones, almejas, chícharos, zanahorias.

Cuando hace calor se puede servir todo tipo de sopas frías: una crema de aguacate, de betabel o de pepino con yogurt y pimienta blanca espolvoreada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s